Osteopatía qué es, para qué sirve y cuáles son sus beneficios

El nacimiento de la osteopatía se remonta al año 1865. Es Andrew Taylor Still quien, en el estado de Kansas, comienza a aplicar técnicas de manipulación con el objeto de actuar sobre disfunciones anatómicas, presentando así una solución superadora a la medicina tradicional de su época.

Siglos después, en el año 2013, es incluida por la Organización Mundial de la Salud entre las medicinas tradicionales complementarias, que se proponen restaurar el equilibrio psicofísico, contribuir al bienestar y brindar una atención de salud centrada en las personas.

La osteopatía puede dividirse en estructural, craneosacral y visceral:

  • La osteopatía estructural está orientada a la recuperación de la movilidad de las articulaciones, fascias y músculos.
  • La osteopatía craneosacral colabora, mediante el masaje, con los procesos naturales de curación del organismo.
  • La osteopatía visceral se ocupa de los órganos y las vísceras, contribuyendo a restaurar las funciones viscerales, ya que todo cambio en la movilidad visceral produce un trastorno visceral que puede desencadenar un cuadro patológico.

¿Qué es la osteopatía visceral?

François Ricard, en El tratado de osteopatía visceral define a esta disciplina como “el estudio de los efectos internos que vienen de la estructura”. Está basada en la anatomía, es decir, en la disposición de las partes del cuerpo en el organismo; en la fisiología, que contempla las funciones y propiedades de los órganos; y en la semiótica, que considera el sistema de signos que permiten una deducción sin tener conocimiento directo.

La osteopatía visceral parte de un examen completo del individuo, que incluye no solo la exploración del paciente a través de diferentes pruebas, sino también la recolección de datos en la historia clínica, teniendo en cuenta antecedentes personales y familiares. En otras palabras, reconoce al ser humano en toda su complejidad, incluidas sus relaciones y emociones.

¿Para qué sirve la osteopatía visceral?

Como es sabido, el cuerpo humano está conformado por un conjunto de sistemas: el musculoesquelético, el craneal y el visceral. Si alguno de estos sistemas interrelacionados presenta una alteración, se pierde el equilibrio y aparece la enfermedad.

La osteopatía visceral se presenta como una solución para el tratamiento de dolencias relacionadas con la movilidad de los órganos tratando, previniendo y solucionando problemas vinculados a los movimientos propios de las vísceras, como irritación, inflamación o infección.

¿Qué enfermedades pueden tratarse con osteopatía visceral?

Las opciones son múltiples e incluyen cérvico-braquialgias, cervicalgias, migrañas, dolores de costillas, dolores de esternón, lumbalgias, mareos y problemas circulatorios de las piernas, entre otros.

¿Cuáles son los beneficios que pueden obtenerse con la osteopatía visceral?

Recuperar la movilidad dentro del organismo y propia de cada órgano, permite, a su vez, el restablecimiento de la irrigación sanguínea cuando la enfermedad atraviesa aún su periodo prepatogénico, es decir, cuando las condiciones para su desarrollo son propicias, pero aún no existen lesiones anatómicas.

¿Cómo funciona la osteopatía visceral?

El trabajo sobre las fascias, tejidos conectivos retráctiles pero resistentes que se hallan desde el exterior al interior del cuerpo y de cabeza a pies envolviendo todas sus estructuras orgánicas, permite al osteópata visceral actuar con sus manos sobre el paciente para restablecer el movimiento y, de esta forma, la función de los órganos y el equilibrio de todo el organismo.

Miguel Angel
Author: Miguel Angel

Deja un comentario

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

I agree