El masaje tailandés hunde sus raíces en el budismo theravada, probablemente introducido en Tailandia en los siglos II-III a.C. Monjes  budistas  lo practicaban con un claro enfoque de meditación y entrega para desarrollar los cuatro estados sublimes del alma, con objeto de alcanzar el bienestar y restablecer el equilibrio energético. 

Los Wats o monasterios budistas  cumplieron un papel muy importante y destacado para difundir el  masaje tradicional tailandés: sus monjes llegaron a tratar las enfermedades de la población más humilde. De ahí que muchos de estos monasterios se hayan convertido en centros de educación y transmisión. El masaje Thai es un legado con más de 2.500 años de historia que ha perdurado a lo largo del tiempo capaz de contemplar lo corporal y lo energético de la persona.

La sabiduría milenaria de esta técnica está unida a la cultura thai, inmigrantes procedentes de China que a partir del siglo XI se fueron convirtiendo al budismo Theravada. thai, significa libertad.  La llegada de los thai a Tailandia supuso el inicio de la historia de este país -el único del sudeste asiático sin colonizar por una potencia extranjera- como lo conocemos actualmente. 

Las 3 culturas del masaje Thai: india, china e indígena


Como tantas otras tradiciones, el masaje tailandés es el resultado del sincretismo de varias culturas orientales: la budista, la china y las artes de sanación indígenas…

  • La tradición budista:

La medicina tradicional tailandesa, y junto a ella el masaje thai, no se entienden sin el papel de los monjes de India, encargados de llevar a Tailandia sus conocimientos junto con el budismo theravada. Al parecer, un legendario médico del norte de la India vinculado al Buda histórico y médico personal del Rey Magadha Bimbisara llamado Jivaka Kumar Bhaccha fue el fundador de dicha medicina y del masaje tailandés.

La historia del masaje tailandés es producto de la influencia que Tailandia recibió a lo largo de los años de otras civilizaciones y culturas próximas geográficamente. En este sentido, China e India fueron los principales países que dejaron su legado de valiosas prácticas religiosas, culturales y medicinales al antiguo reino de Siam, encrucijada de antiguas rutas migratorias y comerciales.

Se entiende la influencia de los principios médicos del Ayurveda sobre esta técnica ancestral. De esta manera tambien se  explica el porqué las posturas del yoga se utilizan en el masaje tailandés para realizar algunos de sus estiramientos y manipulaciones asistidas. Y cómo se encuentran bastantes similitudes entre las líneas de energía, o líneas Sen, del masaje thai y los canales nadi de la tradición yóguica india.

  • Las artes indígenas de sanación:

De una forma menos relevante, también se puede reconocer en el masaje tailandés que se aplica actualmente algunas artes indígenas de sanación tailandesas. Entre ellas, la técnica Tok Sen, que consiste en un suave golpeteo sobre puntos específicos con un pequeño mazo de madera . Las pindas, saquitos de hierbas medicinales infusionadas, que desprenden aceites, usadas en masaje

  • La sabiduría china:

Al mismo tiempo, la medicina tradicional tailandesa y el masaje tailandés se empaparon de la sabiduría milenaria china, y muy especialmente de sus principios medicinales y de ciertas prácticas médicas taoístas, enriqueciéndola considerablemente. En concreto, a ella se le atribuye la estimulación de los puntos clave del cuerpo, por donde circula la energía vital.

 

Un método muy eficaz desde el punto de vista terapéutico

Actualmente, el masaje Thai se practica como se ha venido haciendo desde sus orígenes milenarios: como una combinación de la filosofía del budismo con la visión energética del cuerpo de la India y de China. De ahí que esté considerado como un método altamente eficaz y perfeccionado desde el punto de vista terapéutico. No es comparable con los masajes convencionales propios de Europa, considerablemente más breves en su duración, y que además no actúan sobre mente y cuerpo de forma integral.

“La singularidad del masaje tailandés radica en cómo es capaz de armonizar cualidades de diversas disciplinas orientales: el yoga, la meditación y la digitopresión”.

En la práctica, el masaje thai puede considerarse una danza a base de estiramientos y presiones que hacen sentir plenamente a la persona cada una de las técnicas aplicadas sin necesidad de desvestirse,  en una sintonía constante con el terapeuta hasta alcanzar una gran sensación de bienestar. Así pues, esta herramienta sagrada transmitida en los templos budistas se basa en principios energéticos y en una concepción holística del individuo para cumplir un objetivo esencial: lograr su equilibrio físico, mental y emocional.

.

Los 4 estados del alma que trabaja el masaje tailandés

En la práctica, el masaje tradicional tailandés también trabaja sobre los cuatros estados sublimes del alma, tanto del terapeuta como del cliente y que según el budismo theravada son esenciales para ser feliz:

  1. Metta: amor benevolente, deseo de hacer felices a otras personas.
  2. Karuna: compasión hacia los que sufren y deseo de aliviarles.
  3. Mudita: alegría hacia las personas afortunadas, sin sentimiento de envidia.
  4. Upekkha: ecuanimidad, anhelo de ayudar sin prejuicios y prioridades.

Las dos escuelas tradicionales de masaje Thai: Wat Po y el Hospital Tradicional Tailandés

Masaje tailandés solo hay uno, pero existen dos escuelas de masaje tailandés en Tailandia dedicadas a la divulgación de su enseñanza tradicional y su práctica, que han contribuido notablemente a convertir esta terapia en lo que es hoy en día. Aunque existen algunas diferencias entre ellas, las dos promueven la misma filosofía y técnicamente son bastante similares, centrándose en las presiones y los estiramientos como principal herramienta de trabajo. Si bien es cierto, que pueden variar el orden de las secuencias.

La Escuela de Wat Po, situada en Bangkok, y la Escuela del Hospital Tradicional Tailandés, en Chiang Mai, y perteneciente a la Fundación Shivagakomarpaj. Ambas escuelas de masaje tailandés fueron las primeras en impartir formación en inglés sobre esta terapia milenaria y es cierto que se asocian, respectivamente, a una escuela del norte y a una escuela del sur.

El templo de Wat Po es el centro que forma masajistas en el estilo de masaje tradicional tailandés conocido en el sur del país. Mientras que la ciudad de Chiang Mai es conocida como la cuna del masaje thai del norte. Uno de sus principales centros de referencia es el Hospital Tradicional. A finales de los 80 este Viejo Hospital de Medicina llegó a convertirse en escuela de masaje tailandés y lugar de residencia de gran parte de los profesores más relevantes del masaje tradicional tailandés actual.  En la actualidad, esta ciudad cuenta con más centros donde es posible aprender este masaje ancestral, donde acuden personas de todo el mundo para adquirir formación sobre su técnica.